¿Has notado que la piel de tus hijos está distinta?

¿Les ha pasado en estos meses de invierno que sienten que la piel de su bebé está más seca?

Bueno, también la nuestra, pero la de los bebés y niños pareciera que demorara aún más en volver a estar hidratada cuando se reseca. Las bajas temperaturas, la calefacción y la contaminación claramente no ayudan. Pero también, es porque la piel de los más pequeños requiere de un cuidado especial.

En los bebés y niños, la capa exterior de la epidermis (conocida como capa córnea) es mucho más delgada y las células están menos compactadas en comparación a la piel de los adultos. Incluso el sudor y las glándulas sebáceas están menos activas, por lo que la película hidrolipídica (emulsión de agua y grasa que cubre y protege la superficie cutánea) y el manto ácido protector (la parte de agua de la película hidrolipídica, que es ligeramente ácida) aún son relativamente débiles. 

Como resultado, la función de barrera es más limitada:

  • La piel de los niños es menos resistente que la de los adultos y es particularmente sensible a las agresiones químicas, físicas y microbianas: las sustancias que entran en contacto con la piel de los niños se absorben con mayor facilidad y penetran las capas más profundas de la piel.
  • La piel de los niños tiende a deshidratarse.
  • La piel de los niños es más sensible a los rayos UV que la de los adultos.

Es por esa razón que en estos meses donde existe un ambiente “más hostil” para la piel, su cuidado se vuelve fundamental. Aquí te dejamos algunos tips que marcarán la diferencia:

  • Usa jabones, geles y shampoo suaves: los jabones alcalinos son más agresivos para la piel, eliminan lípidos y deshidratan.
  • Limita el tiempo del baño: El agua caliente y los baños largos eliminan los lípidos de la piel. Reduce el tiempo y usa agua tibia en lugar de caliente.
  • Hidrata la piel luego del baño: La hidratación regular con productos testados pediátricamente en pieles sensibles y con compatibilidad cutánea demostrada ayuda a mantener la piel hidratada y saludable.
  • Protege siempre la piel de los niños de los dañinos rayos UV.

En definitiva, usa productos para el baño que sean compatibles con la piel sensible de tu bebés. Siempre revisa que los productos hayan sido aprobados por pediatras, oftalmólogos y dermatólogos.

No dejes de probar nuestra increíble línea de Osme Baby & Kids!
Especialmente ideada para los más chiquitos: 100% libre de parabenos, sin aceites minerales, SLS, SLES o siliconas, EDTA, BHT, OGM, derivados animales o fragancias alergénicas. 

Porque entender su piel es nuestra misión.

Comparte este contenido

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Comparte este contenido

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email